Stardew Valley – Reseña

Stardew Valley - Wikipedia

Jugué Stardew Valley en mi Nintendo Switch por alrededor de 50-55 horas, siendo el segundo juego que más he jugado en la consola.

¿Qué es Stardew Valley? Vaya, es un jueguillo de final abierto disponible para PC (Steam), PS4, XBoxOne y Nintendo Switch (y PSVITA, luego), en el que tomas el rol de un individuo que ha heredado una granja de su abuelo en un pequeño pueblo llamado Pelican Town en el colorido Stardew Valley. Es desarrollado por ConcernedApe.

El look del juego es bastante simpático; el arte es sencillo, alegre y consistente, los personajes que populan el pueblo están bastante bien escritos y hay mucho que hacer en este lugar.

Al ser un juego que trata sobre crear y cuidar una granja, no hay un objetivo en concreto, pero hay varias misiones, un par de calabozos y varias actividades que puedes realizar. No sólo debes limpiar el terreno de tu granja constantemente, reparar las cercas, cultivar vegetales, flores y frutas para vender y cuidar de vacas, pollos, patos y cabras, sino que también debes formar relaciones amistosas (o no) con los habitantes del pueblo, hacerles favores, ayudarlos a arreglar el lugar en el que viven e incluso puedes formar una familia con algunos de ellos.

Es muy similar, he escuchado, a Harvest Moon, por ejemplo, aunque no he tenido la oportunidad de jugar ese juego.

En general me pareció un juego entretenido. Tal vez demasiado entretenido, no puedo creer haberle invertido tanto tiempo a un juego con una premisa tan sencilla, pero es que simplemente hay tantas cosas que puedes hacer que el tiempo se te va.

El juego tiene una estructura de pasaje de tiempo consistente en 4 meses (estaciones): Primavera, Verano, Otoño e Invierno; cada una tiene 28 días, y cada día dura alrededor de 15 minutos. Primavera-Otoño son los mejores meses en que puedes cultivar cosas, e Invierno es un buen mes para ir a explorar el desierto (si ya desbloqueaste el autobús) o la mina. Cada mes tiene también uno o dos eventos específicos en los que puedes jugar minijuegos, ganar premios o interactuar con los pueblerinos.

Pronto me vi en una rutina en la que trabajaba en la granja a las seis de la mañana, y después de terminar (como 2 horas después), me iba a explorar lo que podía hacer en el pueblo, o a buscar minerales en la mina para donar al museo o regalar a la pueblerina que más me gustaba.

Es también un juego que te premia mucho. Si hablas mucho con los pueblerinos y les das regalos que les gusten, puedes ver cutscenes, entrar a sus casas/habitaciones, saber más de ellos y de cómo interactúan unos con otros. Si juntas suficientes recursos puedes construir edificios en tu granja, ampliar tu casa o donar dinero al centro comunitario (o pagarle a la empresa capitalista maligna que quiere apoderarse del pueblo; depende de ti). Si cultivas muchos vegetales o frutas o recolectas los productos de animales puedes venderlos para comprar más semillas y animales, o sólo para tener un chorro de lana. Es un sentimiento curiosamente reconfortante, aunque sólo sea dinero virtual.

Mentiría si no confesara que hasta me dieron ganas de abandonar la ciudad e irme a vivir a una granja en la vida real, aunque claro está que no estoy considerando el trabajo físico real que conlleva tener una granja, además de la administración de la misma. Mi yo real se moriría de hambre o se volvería sumamente pobre. Pero ese no es el punto; el punto es que mi yo en el juego puede vivir esa vida y yo puedo experimentarlo también.

Ahora, al ser un juego diseñado originalmente para la computadora, puedes usar un cursor usando la palanca del lado derecho del control. Esta es una funcionalidad que fue útil por un momento antes de darme cuenta de que podía cambiar de herramientas usando los gatillos Z.

También noté que, por ejemplo, si te mueves muy rápido en el Spa que está al norte del pueblo, la “pantalla” del vapor se mueve más lento que el resto del juego, lo que rompe un poco la inmersión del juego. Hay también un pequeño error cuando estás en un festival y avanzas hacia alguna persona y presionas el comando para hablar, tu personaje se queda trabado en la animación de correr.

Y no sé si esto sea sólo específico del NS, pero los tiempos para guardar son sumamente largos. Ahora, estas cosas son muy pequeñas y no arruinaron mi disfrute del juego, pero vale la pena mencionarlas.

Con respecto a algunas de las dinámicas, me pareció que el combate en las minas (y en la Skull Cave) era un poco clunky. La pesca, por otro lado, era ridículamente difícil y me tomó muchísimos intentos agarrarle la onda. Había peces que nunca logré atrapar porque eran estúpidamente rápidos y azarosos, al grado que era imposible mantener la barra verde sobre el pez para conseguirlo. De nuevo, esto no arruinó mi experiencia del juego, pero sí me frustró bastante en su momento.

Con todo y todo, este juego independiente valió mucho la pena, y la experiencia en Nintendo Switch (que me parece una consola excelente para juegos como este), es sumamente cómoda.

Calificación: 4.1/5
Desarrollador:
ConcernedApe
Plataforma:
Nintendo Switch
¿Comprar?

“The Death of Money” – review

“The next financial collapse will resemble  nothing in history… Deciding upon  the best course to follow will require  comprehending a minefield of risks, while  poised at a crossroads, pondering the  death of the dollar.”

This was a tough read.

Not just because Rickards writes in a lot of technical terms (watered down enough so as to not lose a layman like myself, but not so much that they become “dumbed down”), but also because it hits pretty close to a fear I’ve had all of my adult life: What will happen when/if money stops being a thing?

Makes sense coming from someone with such ridiculous anxieties as me, to wonder “Hey, what gives money value? Just our confidence? What happens when that is lost?” as soon as I started my professional life. So when I heard about this book from the folks at mysteriousuniverse.org a few months ago, I had to get it and find out what Rickards had to say.

The book is a very wide and detailed explanation of the multiple financial crashes that have happened in the past hundred or so years, as well as a dip into the history of fiat currency, gold standards, the International Monetary Fund, the Chinese, Japanese, European Union and the United States’ economies. It also takes a jab at predicting what’s gonna happen in the future, and lays out a bunch of scenarios and solutions to the problems caused by the 2008 market collapse, the greediness of central banks and the establishment of the US Dollar as a reserve currency for the world. In other words, it is a book that goes all over the place, throwing a lot of information at you and both scaring you and calming you down.

I even watched a few of Rickards’ interviews and conferences on Youtube, and I have to say, the guy is really good at making a case for gold to come back as a monetary standard, just to complement the ideas that this book has implanted in my head. But I digress.

The book is good. Like, really good. Very technical and scary, yeah, but overall (and exempting a few weird comments that might come off as overly conservative, but that are understandable given the author’s age) it is a great book. The title is supposed to scare you into buying it, and haha, it did the trick for me, but as the author explains in the first few pages, it’s not about the death of money per se, but rather about the death of the USD as the reserve currency, and about the coming economic crash. This crash, he says, will resemble a lot the 2008 crisis and it will be something that we will bounce off from, as usual, but that it might be a good idea to be prepared for it when it comes.

Rickards knows what he’s talking about, and you can tell. The book was published in 2014, and the edition I read was a 2017 with a new preface that explains how some of the predictions and analysis from the first edition either came true or are on their way to come true. Also, the way he interweaves history with explanation and with anecdotes of his own experience is pretty great.

And if you’d like to fact check all the things he says, there is an ample bibliography at the end of the book.

The book does tend to lose you every now and then, though, and that might have to do with how hard it is to concentrate on the subject at hand while juggling all the numbers and implications at the same time; but in the end it will be great reference material to come back to later, and I took good care of underlining and marking all the stuff that caught my attention.

I recommend it a lot, and remember that before heeding his advice on portfolio diversification and jumping out to buy gold or fine art in order to protect your finances, you should read more material on the subject from more authors in order to make up your mind.

Rating: 3.8/5
Publisher:
Portfolio Penguin
Buy?

“El priista que todos llevamos dentro” – Reseña

“Cómico y trágico a la vez, El priista que llevamos dentro recuerda una sentencia que se ha tratado en más de un discurso, incluso por quienes niegan la cruz de su parroquia: ¿tenemos un priista interior?

Creo que la tesis del libro está mal. Más que una “investigación para ver si sí llevamos todos los mexicanos un priísta dentro”, es una serie de entrevistas a varias personalidades en las que les preguntan qué opinan sobre la frase. Y el libro sólo es eso: opiniones. Hay varias entrevistas innecesarias que no tienen cabida en este libro (Chabelo, La Reina del Albur, Paquita la del Barrio), cuyas páginas no aportan absolutamente nada a la discusión.

Si bien hay varias opiniones interesantes, los autores (Ibarra y Lozano) no las toman para llegar a un consenso, sino que toman cada una como “Pues ya ven, fulanito y perenganita dice que sí, así que sí”, sin una base real, y como cada entrevista es la misma pregunta una y otra vez, el libro es sumamente repetitivo.

En general, la intención del libro está bien, pero debido a la falta de dirección de las entrevistas, la “conclusión” es inconsecuente. Sólo es una colección de gente opinando con una que otra frase o párrafo rescatable, que podría ayudar al lector a llegar a sus propias conclusiones.

Calificación: 2.2/5
Editorial: Grijalbo
¿Comprar?