Stardew Valley – Reseña

Stardew Valley - Wikipedia

Jugué Stardew Valley en mi Nintendo Switch por alrededor de 50-55 horas, siendo el segundo juego que más he jugado en la consola.

¿Qué es Stardew Valley? Vaya, es un jueguillo de final abierto disponible para PC (Steam), PS4, XBoxOne y Nintendo Switch (y PSVITA, luego), en el que tomas el rol de un individuo que ha heredado una granja de su abuelo en un pequeño pueblo llamado Pelican Town en el colorido Stardew Valley. Es desarrollado por ConcernedApe.

El look del juego es bastante simpático; el arte es sencillo, alegre y consistente, los personajes que populan el pueblo están bastante bien escritos y hay mucho que hacer en este lugar.

Al ser un juego que trata sobre crear y cuidar una granja, no hay un objetivo en concreto, pero hay varias misiones, un par de calabozos y varias actividades que puedes realizar. No sólo debes limpiar el terreno de tu granja constantemente, reparar las cercas, cultivar vegetales, flores y frutas para vender y cuidar de vacas, pollos, patos y cabras, sino que también debes formar relaciones amistosas (o no) con los habitantes del pueblo, hacerles favores, ayudarlos a arreglar el lugar en el que viven e incluso puedes formar una familia con algunos de ellos.

Es muy similar, he escuchado, a Harvest Moon, por ejemplo, aunque no he tenido la oportunidad de jugar ese juego.

En general me pareció un juego entretenido. Tal vez demasiado entretenido, no puedo creer haberle invertido tanto tiempo a un juego con una premisa tan sencilla, pero es que simplemente hay tantas cosas que puedes hacer que el tiempo se te va.

El juego tiene una estructura de pasaje de tiempo consistente en 4 meses (estaciones): Primavera, Verano, Otoño e Invierno; cada una tiene 28 días, y cada día dura alrededor de 15 minutos. Primavera-Otoño son los mejores meses en que puedes cultivar cosas, e Invierno es un buen mes para ir a explorar el desierto (si ya desbloqueaste el autobús) o la mina. Cada mes tiene también uno o dos eventos específicos en los que puedes jugar minijuegos, ganar premios o interactuar con los pueblerinos.

Pronto me vi en una rutina en la que trabajaba en la granja a las seis de la mañana, y después de terminar (como 2 horas después), me iba a explorar lo que podía hacer en el pueblo, o a buscar minerales en la mina para donar al museo o regalar a la pueblerina que más me gustaba.

Es también un juego que te premia mucho. Si hablas mucho con los pueblerinos y les das regalos que les gusten, puedes ver cutscenes, entrar a sus casas/habitaciones, saber más de ellos y de cómo interactúan unos con otros. Si juntas suficientes recursos puedes construir edificios en tu granja, ampliar tu casa o donar dinero al centro comunitario (o pagarle a la empresa capitalista maligna que quiere apoderarse del pueblo; depende de ti). Si cultivas muchos vegetales o frutas o recolectas los productos de animales puedes venderlos para comprar más semillas y animales, o sólo para tener un chorro de lana. Es un sentimiento curiosamente reconfortante, aunque sólo sea dinero virtual.

Mentiría si no confesara que hasta me dieron ganas de abandonar la ciudad e irme a vivir a una granja en la vida real, aunque claro está que no estoy considerando el trabajo físico real que conlleva tener una granja, además de la administración de la misma. Mi yo real se moriría de hambre o se volvería sumamente pobre. Pero ese no es el punto; el punto es que mi yo en el juego puede vivir esa vida y yo puedo experimentarlo también.

Ahora, al ser un juego diseñado originalmente para la computadora, puedes usar un cursor usando la palanca del lado derecho del control. Esta es una funcionalidad que fue útil por un momento antes de darme cuenta de que podía cambiar de herramientas usando los gatillos Z.

También noté que, por ejemplo, si te mueves muy rápido en el Spa que está al norte del pueblo, la “pantalla” del vapor se mueve más lento que el resto del juego, lo que rompe un poco la inmersión del juego. Hay también un pequeño error cuando estás en un festival y avanzas hacia alguna persona y presionas el comando para hablar, tu personaje se queda trabado en la animación de correr.

Y no sé si esto sea sólo específico del NS, pero los tiempos para guardar son sumamente largos. Ahora, estas cosas son muy pequeñas y no arruinaron mi disfrute del juego, pero vale la pena mencionarlas.

Con respecto a algunas de las dinámicas, me pareció que el combate en las minas (y en la Skull Cave) era un poco clunky. La pesca, por otro lado, era ridículamente difícil y me tomó muchísimos intentos agarrarle la onda. Había peces que nunca logré atrapar porque eran estúpidamente rápidos y azarosos, al grado que era imposible mantener la barra verde sobre el pez para conseguirlo. De nuevo, esto no arruinó mi experiencia del juego, pero sí me frustró bastante en su momento.

Con todo y todo, este juego independiente valió mucho la pena, y la experiencia en Nintendo Switch (que me parece una consola excelente para juegos como este), es sumamente cómoda.

Calificación: 4.1/5
Desarrollador:
ConcernedApe
Plataforma:
Nintendo Switch
¿Comprar?

“365 días para conocer la historia de México” – Reseña

 

Interesante y entretenido, sí, aunque hay tres cosas que me molestan del libro.

  1. Que el título es equivocado y debería ser algo así como “365 datos curiosos de la historia de México”. También es importante resaltar que el autor tiene preferencia por el Porfiriato, la Revolución y el Maderismo. A duras penas explora otras áreas con la misma devoción que estas, así que “Historia de México”, como la vende el título, no es, sino sólo fragmentos de la misma.
  2. Creo que la organización de los datos, sin una cronología u orden aparente (más que la clasificación diaria de cada “artículo”), no ayuda al lector a aprender.
  3. Que siendo el autor (Alejandro Rosas) un profesor de la UNAM, divulgador histórico con 20 años de experiencia, el libro no tenga fuentes ni un índice bibliográfico. ¿Será que mi copia del libro viene incompleta? Espero que ese sea el caso, de lo contrario, me parece sorprendente que un señor con las credenciales que el autor parece tener no haya citado sus fuentes en un trabajo de divulgación histórica, cosa que es una grave falta en el campo y en la institución educativa para la que Rosas trabaja. Me sorprende también que mr ediciones haya editado este libro sin exigir la inclusión de ese índice bibliográfico.

De nuevo, el libro es interesante y entretenido, pero decididamente olvidable, y la falta de fuentes y citas me hace dudar de la información que presenta.

Calificación: 2.5/5
Editorial:
mr
¿Comprar?

“El priista que todos llevamos dentro” – Reseña

“Cómico y trágico a la vez, El priista que llevamos dentro recuerda una sentencia que se ha tratado en más de un discurso, incluso por quienes niegan la cruz de su parroquia: ¿tenemos un priista interior?

Creo que la tesis del libro está mal. Más que una “investigación para ver si sí llevamos todos los mexicanos un priísta dentro”, es una serie de entrevistas a varias personalidades en las que les preguntan qué opinan sobre la frase. Y el libro sólo es eso: opiniones. Hay varias entrevistas innecesarias que no tienen cabida en este libro (Chabelo, La Reina del Albur, Paquita la del Barrio), cuyas páginas no aportan absolutamente nada a la discusión.

Si bien hay varias opiniones interesantes, los autores (Ibarra y Lozano) no las toman para llegar a un consenso, sino que toman cada una como “Pues ya ven, fulanito y perenganita dice que sí, así que sí”, sin una base real, y como cada entrevista es la misma pregunta una y otra vez, el libro es sumamente repetitivo.

En general, la intención del libro está bien, pero debido a la falta de dirección de las entrevistas, la “conclusión” es inconsecuente. Sólo es una colección de gente opinando con una que otra frase o párrafo rescatable, que podría ayudar al lector a llegar a sus propias conclusiones.

Calificación: 2.2/5
Editorial: Grijalbo
¿Comprar?