Hiromu Arakawa. “Silver Spoon Vol. 14”. Reseña.

A grandes rasgos.

Por fin.

Eso es todo lo que tengo que decir con respecto a este volumen en los grandes rasgos.

Por fin.

Pasan hartas cosas en este volumen, y me sacó un par de risotadas. Hasta a pesar de lo mal que me cae Ookawa no fue suficiente para arruinarlo. Pero si ya lo leyeron, vamos a la siguiente sección para comentarlo a gusto.

Los detalles

Mostrar spoiler

Sí, como mencioné en los grandes rasgos, muchas cosas pasan en este volumen que Arakawa nos llevaba haciendo esperar prácticamente desde el volumen 3 o 4.

Pero primero lo primero.

Hay dos cosas que suceden al mismo tiempo, la competencia Ban’Ei y la venta de pizzas y el examen de Aki y Aikawa. Las pizzas son un éxito, pero de alguna forma aún terminan perdiendo dinero, y el idiota de Ookawa apuesta el resto de sus ganancias en las carreras lo cual hace que todos, desesperados, apoyen al caballo por el que apostó. Termina ganando, así que no hay problema, pero qué coraje.

Me agradan dos interacciones en esta secuencia: la primera es Beppu diciéndole a Ookawa que no quiere trabajar para él, y la segunda es Toyonishi desmadrándole el rostro a Ookawa. Dulces repercusiones.

Ese es mi problema con personajes como Ookawa: se salen con la suya. Entonces cuando sus acciones tienen repercusiones me da gusto.

Después, finalmente, y de manera oficial, Aki y Yuugo se ennovian, que sólo faltaba oficializarlo. Obvio no podía ser tan fácil y hay una serie de malentendidos con el papá de Aki, pero supongo que ese es uno de los tropes de las comedias románticas: los malentendidos. En este caso es porque todo el mundo se entromete en la vida de Yuugo. No entiendo por qué todos los otros chicos de la escuela son tan envidiosos, tampoco. Ni Navidad pudieron disfrutar juntos.

También tenemos al padre de Yuugo visitando la granja en donde tienen a los puercos para decidir si invertir en ella o no.

Y a Komaba hablando con Shingo y Alexandra por alguna razón. Honestamente pensé que iba a intentar enrolarse en la universidad y a tener a Shingo como tutor, pero ya veremos lo que sucede en el volumen final.

Como penúltimo volumen de la serie me agradó mucho. Debo reconocer que me encuentro bastante inmerso en la relación entre Yuugo y Aki y sólo quiero que sean felices (han esperado 3 años para poder hacer oficial su relación), y no puedo negar que todos los tropes de comedia romántica me hartan bastante. Me pasó eso con Ranma 1/2, que es básicamente un cliché de comedia romántica serializado.

Pero bueno, al menos hasta acá, todo va bien.

También me gusta que al final las cosas se alinearon para que Yuugo se metiera a la universidad; creo que era el camino que le esperaba si pretendía ser un profesionista y liderar un negocio como el que quiere hacer. Más que nada, si quiere llevar una vida en la que respeta y aprecia los sueños de las demás personas, que parece ser que será su meta al final.

Ha sido un gran viaje y quiero ver cómo lo termina Arakawa en el siguiente libro. Los veo en 2 semanas para la última reseña y mis comentarios generales de la serie completa.

Vol. 14 en YenPress

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.