“Libros bomba y otras charlatanerías”

Parte de mi libro Desastres, Delirios y Debrayes,(2017) disponible de manera gratuita o por medio de donación en mi cuenta de gumroad.

“Libros bomba y otras charlatanerías”

Cuento protegido por una licencia Creative-Commons de Atribución-NoComercial 2.0 Genérica.

Bajas por las escaleras del metro. Uno, dos, tres pisos, hasta llegar a los andenes. Temes que algún bromista te empuje hacia el tren en movimiento y acabe con tu existencia, y por eso te paras a una considerable distancia de la línea amarilla. No importa que haya gente que suba antes que tú a los vagones, sabes que, aunque tengas que esperar un tren más, llegarás a tiempo. Paciencia es la palabra de todos los días, deshonesta e irónica, inconsistente y rota. Colocas tu mochila en el suelo y con parsimonia abres el cierre, y extraes un gran libro que llevas casi tres semanas leyendo. Te preguntas cómo sería si en realidad ese libro fuera una bomba. Podría pasar en cualquier momento. Mañana mismo te vuelves ingeniero (en algo) y desarrollas bombas con forma de libro y bum, adiós al metro y a cualquier posible cabrón que quiera empujarte a los rieles.

¿Quién lo notaría? No hay nadie revisando el contenido de las mochilas. No somos gringos paranoicos, dirán, no tenemos por qué ser tan precavidos. Y eso que ha habido asesinatos, suicidios, incidentes e inconveniencias en el metro que lo justificarían. Pero no.

Te percatas de que sólo estás sosteniendo tu libro y de que sin darte cuenta lo has abierto en la página en que estabas y que ya leíste cuatro o cinco líneas. Las relees. Te olvidas de bombas y de conspiraciones y de que a los guardias no les importa la seguridad de nadie y te adentras en el mundo tras las inocentes páginas de tu libro. Llega el tren. Entre empujones y mentadas de madre se aprietan todos en el pequeño y asfixiante vagón y ya no puedes leer. Desearías que el imbécil de enfrente se quitara la mochila de la espalda. Pero pretendes que no te importa, y al mismo tiempo que no quieres volar el metro en pedazos.

-(CC) Emiliano Carrasco

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.