Mi viaje en Japonés – 0.

「僕の日本語の旅行 – 0。」

語 -> Lenguaje

Llevo 5 años intentando aprender japonés.

Aprendiendo.

Y, a pesar de eso, soy poco más que un principiante.

Me ha costado muchísimo trabajo estudiar, entender, conversar, motivarme, hacer tiempo… eeeh excusas. Y eso que he comprado varios libros de texto, voy a menudo con una tutora y consumo una cantidad razonable de contenido en japonés (tweets, anime, podcasts, manga).

He descargado una interesante cantidad de apps para aprender, incluso he pagado por un par; a la fecha mi racha de días en Duolingo es de 196, y hasta tomé el JLPT N5, hace dos años, y de alguna forma logré aprobar (de panzazo).

Pero aún así mi entendimiento general del idioma es casi nulo.

Cualquier persona que intente vender un programa de “aprender un idioma rápidamente” (2, 6, 10 meses, 3 semanas, etc.) sólo quiere nuestro dinero o está pensando en una demográfica muy particular.

Creo que la mejor forma de aprender un idioma es viajando a un sitio en donde se hable nativamente, tomar clases y hablarlo todos los días.

Un caso de estudio es mi amigo, a quien llamaré Demóstenes por razones de privacidad, que emigró a un país de habla inglesa sin tener más allá de un conocimiento básico del lenguaje, y al año ya entablaba conversaciones complejas y podía ser parte de grupos sin necesitar del español, y un par de años después ya tenía una posición de supervisión en su trabajo, con amplias posibilidades de más crecimiento laboral, personal y económico.

Y cuando llegó a ese país sólo sabía Hello, Goodbye, Pollito Chicken, Gallina Hen.

Pero no todo el mundo tiene el mismo contexto, las mismas habilidades sociales ni el carisma de Demóstenes, mucho menos la posibilidad de viajar al país en donde se habla este idioma y de desenvolverse en múltiples situaciones sociales que aventajen el entendimiento y la absorción del idioma.

Tampoco voy a negar que hay múltiples individuos con talento y habilidad de aprender lenguajes que les permiten ser políglotas en poco tiempo, pero no es un caso generalizado.

Siempre me han fascinado los lenguajes y siempre he tenido un sueño de poder leer en múltiples lenguas para poder apreciar a los autores en su contexto lingüístico original.

También me interesa la capacidad de poder decir “sí, sé hablar x o y idioma, soy bien chido”, para qué negarlo. Admiro profundamente a los políglotas, así que la idea de pertenecer a sus rangos me llena de emoción.

Ahora, con respecto al japonés.

Llevo muchos años leyendo manga y viendo anime, y qué se diga de jugar videojuegos japoneses. DragonBall en mi infancia, más adelante One Piece y Haikyuu!, Mario Bros. y Zelda… Y en la preparatoria fui expuesto a la existencia de cineastas como Akira Kurosawa, Hayao Miyazaki y Satoshi Kon. Pero en todo ese tiempo no tuve mucho interés en aprender japonés.

No fue sino hasta hace 5 años que dije: “Ahora es cuando. Voy a aprender un idioma muy difícil, voy a poder leer y ver películas en ese idioma y voy a pertenecer a los rangos de los chingonsísimos políglotas”. Y así comenzó mi viaje.

Rápidamente me enfoqué en aprender Hiragana (ひらがな) y Katakana (カタカナ), los dos silabarios, y a empezar a intentar entender Kanji. Compré “Genki I” y “Curso intensivo de japonés para Hispanoparlantes”, y saqué textos en japonés de la biblioteca. Adquirí una subscripción a Crunchyroll y empecé a buscar podcasts y videos de instrucción, principalmente recomendados por mi amigo y colega Max. Contacté a una tutora con quien una amiga estaba yendo, y empecé a tomar clases.

Y de pronto han pasado cinco años y no tengo la más remota idea de cual es mi nivel.

Sé leer textos sencillos y puedo inferir significados, pero la gramática compleja me elude por completo. Puedo leer varias decenas de Kanji, y hasta sé escribir unos cuantos, pero me hacen falta muchos para poder entender textos del diario o incluso manga sencillo. Dudo que mi nivel de lectura sea mayor al de un niño de 5 años. Lo dudo mucho.

¿Qué me ha hecho falta?

Siendo un poco introspectivo, creo que mis defectos para con el aprendizaje de este idioma han sido:

  • Falta de consistencia: No me he dado el tiempo de estudiar todos los días. A la fecha sólo he terminado un libro de texto.
  • Falta de práctica: Tal vez podría ser incluido en el punto anterior, pero aquí me refiero un poco más a práctica activa. Aprender nuevo vocabulario y gramática de manera consistente, intentar utilizarlos en situaciones específicas, escuchar y asimilar el lenguaje sin tener distractores adyacentes y hacer notas al respecto, etc.
  • Falta de conversación: La única persona con la que converso en japonés es mi tutora. Mis amigos que hablan el idioma están muy avanzados y rápidamente brincan a frases y palabras que eme eluden por completo.
  • Falta de metas claras: Eso mismo.
  • Falta de atención: Brinco a varios libros de texto y aplicaciones diferentes en lugar de centrarme en uno, terminarlo y seguir adelante.

En mi primer año también me afectó mucho mi experiencia con los libros de From Zero, una compañía estadounidense cuyo método en el libro 1 es fantástico, pero cuyo libro 2 deja mucho que desear, no sigue la línea de progresión en la misma medida que el primero y tiene muchos errores y faltas de edición que me confundieron más que ayudaron. Además de que el autor y fundador de la compañía tenía (en ese entonces, no sé ahora) más interés en volverse una figura prominente en Youtube y empezó a mezclar su canal personal con su canal de enseñanza; lo cual culminó con una posible colaboración con un individuo de intenciones poco… éticas, por decir lo menos, y que ahuyentó a varios de nosotros del contenido de From Zero.

Esto último agrió mucho mi experiencia de querer aprender el idioma.

Fuera de eso están las causas que no puedo controlar: trabajo, las agendas de otras personas, estrés, etc.

En fin.

¿A qué viene todo esto?

Quiero aprender japonés. Quiero poder leer novelas y manga, escuchar podcasts, ver series, anime y películas en el idioma y no tener problema con ello. Quiero ser capaz de conversar. Quiero poder escribirlo. Y eventualmente me gustaría visitar Japón y poder desenvolverme sin barreras lingüísticas. Y, claro, quiero pertenecer al grupo de políglotas chingones y poder decir “Hablo español, inglés y japonés”, ponerlo en mi cv y todo eso. Porque ¿por qué no?

Estas son mis metas, y son muy ambiguas y no tienen una fecha límite. Esto puede ser poco productivo hacia la meta general que es aprender un idioma, y es que me parece que lo que mucha gente olvida es que uno nunca deja de aprender. Vaya, mi lengua materna es el español y sigo aprendiendo palabras y expresiones nuevas. Llevo 15 o 20 años de entender inglés y lo mismo.

Y para poder conseguir estas metas voy a empezar a hacer lo que he estado haciendo con mi serie “Dibujandiario”, y compartir lo que he estado practicando y aprendiendo, pero esta vez en entradas de blog.

Voy a utilizar este blog para compartir mi viaje de aprendizaje del idioma japonés, con 5 años que siento hasta cierto sentido poco aprovechados tras de mí.

Y aquí va mi primera meta cuantificable:

Todo Febrero voy a intentar subir al menos una entrada por semana en la que voy a hablar de lo que he hecho con respecto a mi aprendizaje de japonés, cómo he practicado, qué palabras he aprendido, qué frases entiendo, qué he escuchado, leído, etc.

Después de Febrero… veremos cómo van las cosas.

Este es un viaje en el que quiero seguir. El tiempo invertido ha sido bastante y quiero ver resultados más tangibles a partir de mis esfuerzos.

A quién lea esta entrada, si están en el mismo viaje que yo, si están a punto de comenzar a aprender japonés, espero que esta serie de entradas de blog les sirva de algo, y que aprendamos juntos.

Gracias por leer y por estar.

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.