Dibujandiario Semana 11, resultados y pensamientos

Abajo los procesos. Pueden ver el video en Odysee también.

La semana 11 fue un regreso al inicio de este proyecto, un regreso a volver a dibujar manos, a practicar y a reafirmarme el por qué de hacer esto.

El reto más grande de esta semana fue forzarme a salir de mi zona de comfort. Tengo que hacerlo más a menudo y con mayor esmero, pero al menos ya me quedó claro que dibujar las partes del cuerpo en su contexto me ayuda a visualizar y plasmar lo que veo. Suena lógico, pero darme cuenta de ello es algo que sólo sucedió una vez que me senté a trabajar.

Creo que aún tengo semanas muy extrañas, como la semana 10 para la cual me faltó mucha preparación y entendimiento, y espero que las siguientes semanas le añadan un poco más de kilometraje a este viaje de aprendizaje que estoy emprendiendo.

Estoy emocionado por las temáticas siguientes, y por las cosas que haré a partir de ahora. Es difícil mantener el ritmo todo el tiempo, y hay veces en las que definitivamente es un esfuerzo sentarse a dibujar a pesar de haber estado trabajando en un área creativa todo el día.

Le agradezco al Emiliano del pasado haber tenido la presencia de haber preparado al menos dos semanas de colchón, por si cualquier cosa.

Mañana: Terminaré la animación de la Rana que hice para Sábado Variado, y ya comentaré más al respecto cuando el video esté en línea.

Gracias, como todas las semanas, por estar y por leer.

Saludos.

El encogimiento del internet

El internet es inmenso, pero para la mayoría de los usuarios que lo frecuentamos día a día se ha vuelto chiquitito, como un vecindario en un pueblo pequeño en donde las mismas tiendas abastecen a todo el mundo.

He estado pensando mucho en esto de varias formas últimamente.

Mis sitios web más visitados pertenecen a grandes imperios digitales; de Google, Youtube y Gmail (ahora también Adsense); de Facebook, Whatsapp e Instagram; Twitter por otro lado y mis sitios web relacionados con finanzas. También está mi blog, claro, para poder escribir estas entradas. Desde hace un par de meses frecuento también Odysee, Ko-Fi y Reddit, así como dos sitios de suscripción de video, CuriosityStream y Nebula.

Pero en mi experiencia es cada vez más raro que haya usuarios constantes del internet que frecuenten los blogs de antaño, o los foros, o los sitios web de entretenimiento variado (pienso en Tonterías.com y en Newgrounds).

Poder ver, leer y seguir contenido y a personas en la menor cantidad de plataformas posible es genial, estoy de acuerdo con ello. Hace mucho más efectivo nuestro tiempo en línea: ¿Para qué me saldría de Youtube si todo lo que quiero ver está aquí? ¿Por qué buscaría una alternativa a Instagram o Twitter si todas las personas que ime interesa escuchar ya están en esas plataformas? ¿Leer blogs personales? Nah, me basta con ver que pusieron un tweet nuevo todas las horas las últimas doce horas.

Lo entiendo y soy un activo partícipe de esta mentalidad, pero hay dos cosas que me preocupan: El hecho de que la mayor parte del internet está controlado por tres corporaciones (Google, Facebook y Amazon), y el hecho de que la mayor parte de los sitios web existentes han sido creados en los EEUU, o están hospedados en ese país.

Tal vez esta percepción nace a partir de mi exposición natural a estos sitios: Soy de México, vecino sureño de los EEUU y que consume la mayor parte de lo que EEUU produce en términos mediáticos. Ahora vivo en Canadá, vecino norteño de EEUU, que se ve afectado por una situación similar, aunque en mayor o menor medida no podría decirlo.

No tengo la más remota idea de cómo funcionen las cosas en países europeos o asiáticos, y probablemente mi percepción de las cosas desde mi esquina del mundo está cerrada, y errada.

Pero hablando de experiencia propia, me asusta este encogimiento del internet. Creo que el reciente anuncio de que Disney, una de las compañías más inmensas en la historia de la humanidad y que recientemente había adquirido 21st Century Fox, está cerrando Blue Sky Studios (La Era del Hielo) me hizo pensar más que nunca en estos monopolios y en cómo van a terminar dictando el futuro de este espacio compartido que llamamos Internet.

¿Qué podemos hacer al respecto? Las compañías nos tienen atados de pies y manos a sus servicios, y es muy difícil salirse de un ritmo de hábito una vez que nos tiene atrapados, nos demos cuenta o no.

Francamente, lo que he empezado a hacer es buscar alternativas y empezar a variar mis hábitos de uso de internet. Todos los sitios web capitalizan a partir de nuestra atención (tener anuncios es parte de ello), y creo que lo ideal es repartir esa atención.

  1. Por un lado, no solamente estar pegados a Youtube todo el día; buscar alternativas de video es difícil por el poderío y el peso de la plataforma googliana, y cuando hallas una alternativa decente (como Odysee), viene con ciertas cosas que tal vez no te encanten. En el caso de Odysee, la prevalencia de contenido de teorías de conspiración y de extrema derecha me sacan un poco de onda, y es que predican la libertad de expresión a toda costa. La única forma de ecualizar un poco plataformas así es que lleguen más usuarios con más puntos de vista variados y que creen un ecosistema diverso. Otras plataformas como CuriosityStream, Crave y HBO son buenas alternativas a Netflix, y lugares intermedios como Nebula son interesantes (aunque también de subscripción).
  2. También dejar de obtener noticias desde Twitter o Facebook, incluso instagram. Frecuentar blogs/sitios web de periódicos locales e internacionales (los que no cobran, porque pagar por un periódico es una etapa de la adultez para la cuál no estoy listo) es más beneficioso porque tienes la posibilidad de no dejarte llevar por un encabezado o 200 caracteres en lugar de la nota completa. Da más chance de evitar desinformación y asumpciones (bueno, esto también depende de en qué sitios de noticias uno confíe, y eso ya es otro rollo).
  3. Si escuchan un Podcast mientras trabajan, escuchar el Podcast desde el sitio web del podcast en lugar de Youtube, Apple o Spotify ayuda no sólo a quien hace el podcast, también a la descentralización del internet.
  4. Leer más blogs personales o frecuentar sitios personales de la gente a la que uno sigue en redes sociales es también una buena forma de incrementar el número de sitios que uno visita y hasta cierto punto mejorar la salud del internet como plataforma de todos y para todos.
  5. Variar tiendas en línea es buena idea también. Amazon es súper conveniente, pero sus prácticas laborales y su impacto ambiental (además de que no pagan impuestos) dejan mucho que desear, así que comprar de otras tiendas, sobre todo de tiendas pequeñas, fortalece no sólo la salud del internet, también la economía global y local.

No creo que estos sean cambios fáciles de incorporar en la rutina, pero tampoco creo que sean imposibles de considerar cada vez que entramos al internet. Sólo con variar un poco los lugares que visitamos estamos ayudando a un ecosistema digital más variado y más sano.

Tampoco es que yo siga estas recomendaciones e ideas al pie de la letra. Muy amenudo me absorben Instagram y Twitter (para eso estánd iseñados, después de todo), y sí, es un esfuerzo sentarme a leer entradas y noticias en otros sitios web y no sólo leer un encabezado o un resumen de 200 caracteres en Twitter. Pero es un esfuerzo que vale la pena.

Al menos eso creo.

No dejemos que se encoja el internet. Es una herramienta maravillosa que ha conseguido tirar barreras por todos lados (tomen como ejemplo nada más el nacimiento de las criptomonedas y la tecnología blockchain, una verdadera revolución), y dependiendo de lo que pase en los siguientes años, puede que se nos acabe el chistecito y que esa variedad que hace al internet tan rico se desvanezca por completo.

Gracias por leer y por estar. Salud.

Dominical 10 y pensamientos hasta ahora

Supongo que con este video se cumplen finalmente 10 semanas desde que empecé este proyecto.

¡He aprendido mucho! No solamente de dibujo (aunque de eso puedo hablar un poco más adelante), pero también sobre lo difícil que me es auto-promocionarme.

A lo largo de este proyecto empecé a usar Twitter e Instagram más regularmente; también creé cuentas en Ko-Fi y Reddit y reactivé mi Pillowfort (aunque llevan como tres semanas sin servicio porque están arreglado errores y así). Esto sin mencionar que subo videos activamente a Youtube y Odysee (mi audiencia está creciendo poco a poco, por lo cual estoy agradecido).

Es bastante pesado estar pendiente de subir todo lo que he estado haciendo a todos estos sitios, y aunque sé que vale la pena para que lo que hago sea visto por más personas, es cansado, sobre todo encima de mi chamba del día a día. Creo que necesito una suerte de tabla en la que estar apuntando a dónde subo qué cosa; pero armar algo así sería más chamba encima de todo. Supongo que agarraré el ritmo.

En cuanto a dibujo, he expandido el rango de cosas que dibujo bastante. No sólo eso, pero he practicado pintura y anatomía y figura humana mucho más frecuentemente que antes. Creo que no había dibujado tanto desde que estaba en la escuela de animación. He comenzado a hacer más Fanart, y con el SV de ayer empecé a añadir animación a las cosas que hago fuera de mi chamba del diario.

Me emociona lo que viene, probar nuevas cosas y aprender más, y agradezco a quienes lo vean que me acompañen en el viaje.

Salud.