Hiromu Arakawa. “Silver Spoon Vol. 11”. Reseña.

A grandes rasgos

El volumen 11 de Silver Spoon cierra el ciclo del primer año escolar de Yuugo y sus amigos en la escuela preparatoria Agricultural Ooezo.

Los personajes están creciendo no sólo moviéndose en el mundo académico, sino también preparándose para lo que siga después de la preparatoria, con Aki y Aikawa empezando a estudiar para tener una recomendación para la universidad.

No estoy seguro de qué más añadir en los grandes rasgos referentes a este volumen. Me parece que la historia sigue estando bien escrita y creo que incluso estamos viendo algunas facetas de ciertos personajes que no esperaríamos ver. Arakawa decide humanizarlos, y tal vez tengamos un poco de un arco de redención en el futuro.

Los detalles

Mostrar spoilers

Agh.

Odié a Ookawa todo el volumen. Pero ya me imagino más o menos la dirección que su caracterización va a tomar en la historia, basado un poco en lo que Yuugo pretende con su proyecto de empezar un negocio. Creo que si esta fuera una serie continua, y no algo con un final ya preparado, el personaje de Ookawa me haría dejar de leer la serie. Me ha pasado con otros mangas.

Me da gusto que las calificaciones de Aki estén mejorando, y que haya una oportunidad de que la recomienden para la universidad a la que quiere entrar.

¡Y el negocio de Yuugo! Me intriga mucho su idea, parece que tiene tintes de cooperativa pero no entiendo exactamente qué es lo que quiere hacer. En general creo que es genial que un alumno de preparatoria esté interesado en crear su propio negocio desde chico; es muy inspirador. Supongo que también la naturaleza de la escuela en la que están ayuda con esa disposición industriosa.

La temática que tratan en este libro sobre la confianza que uno va construyendo poco a poco, y como paga a la larga, me gustó. Muy adecuado para con el tema de fondo de la agricultura.

Vol. 11 en YenPress