Un chingo de libros

¿Saben qué me pasa mucho?

Compro libros, los pongo en el estante y ahí los dejo. Algunos ni siquiera están abiertos; viven en su prisión de celofán.

Leo otras cosas, saco libros de la biblioteca, me prestan libros, releo lo que ya tenía, pero mi pila de libros sin leer nunca disminuye.

Al contrario: Crece.

Esto no era una situación tan precaria antes de empezar a vivir con mi novia hace unos años. Pero resulta que a mi novia también le pasa mucho esta situación, y, bueno…

esto…

se ha salido un poco de control.

El chiste es que son demasiados, muchos ni siquiera son libros que nos interese conservar más allá de una lectura y con el tiempo que llevo acá me he familiarizado mucho más con usar la biblioteca local en lugar de comprar más libros.

Entonces decidimos que vamos a dejar de sacar libros de la biblioteca, dejar de tomar prestado y de procrastinar y vamos a leer todos estos desgraciados libros.

Antes, por supuesto, tuve que terminar unos cuantos libros que me quedaban de la biblioteca, pero ahora sí voy a leer todo lo que tengo ya existente acá y deshacerme de las cosas con las que no quiera quedarme.

Porque no hay espacio suficiente para tantos libros.

Voy a ir escribiendo reseñas de todos los libros que lea, y voy a intentar tener al menos una reseña lista todas las semanas. El primer libro de la lista de libros que tengo acá será Slaughterhouse Five, de Kurt Vonnegut, así que cuando vean esa reseña es que mi viaje a través de mi montaña de libros ha comenzado.

Deséenme suerte.

Salud.

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.